Rahaab en la genealogía de Jesús ¿Hubo yugo desigual? ¿La Biblia se contradice?

Por Joaquín Mauricio Moya G.

Tenemos dos asuntos aquí:

  1. Según Deuteronomio 7:1-5, los israelitas no deben casarse con mujeres cananeas. Sin embargo Rahaab (la prostituta que ayudó a los espías en Josué 2 quien vivía en Jericó y sin duda era una mujer cananea) figura en la genealogía de Jesús como esposa de Salmón de la tribu de Judá (Mateo 1:5).

  2. 2 Corintios 6:14-18 dice, "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso."Algunos aplican este pasaje para animar a jóvenes cristianos a no casarse con una persona no-cristiana.

Entonces, como diría un amigo mexicano ¿Qué onda con el yugo desigual? ¿La Biblia se contradice?

Mi respuesta: En Juan 16:8-11, Jesús dice que el Espíritu Santo convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. En Josué 2:9,11 (BTX) Rahab declara “Yo sé que YHVH os ha dado la tierra, y que el terror vuestro ha caído sobre nosotros, y que todos los habitantes de la tierra desfallecen ante vosotros”. “Y cuando lo oímos, se nos derritió el corazón, y no ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque YHVH vuestro Dios, Él solo es ’Elohim arriba en los cielos y abajo en la tierra”.


En esto podemos inferir que el Espíritu Santo llevó a Rahab a reconocer la autoridad de Dios y declararlo como único Dios sobre todos los demás que adoraba su pueblo.

Si bien Moisés (Deuteronomio 7:1-5) y Pablo (2 Corintios 6:14-18) son bastante claros al recomendar que no debemos unirnos en yugo desigual, son ellos mismos quienes hablan de quienes reconocen al Señor como su Señor y Salvador ( 2 Corintios 6:16-18 concordancia con Levítico 26:12):


¿Qué armonía tiene Cristo con el diablo? ¿Qué tiene en común un creyente con un incrédulo? ¿En qué concuerdan el templo de Dios y los ídolos? Porque nosotros somos templo del Dios viviente. Como él ha dicho: «Viviré con ellos y caminaré entre ellos. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.» Por tanto, el Señor añade: «Salgan de en medio de ellos y apártense. No toquen nada impuro, y yo los recibiré.» «Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso.».

Rahab se arrepintió a pesar de ser prostituta y cananea, se volvió a los caminos del Señor declarándolo a Él como único Dios. Y el fruto de su salvación se vio reflejado en su acción de ayudar al pueblo de Israel. Rahab ya era de Cristo y no del Diablo, tampoco de los ídolos, ahora era templo del Dios viviente, creyente y no incrédula. Si no hubiera declarado lo que en Josué 2:9,11 declara, no hubiera ayudado a los espías (fruto del arrepentimiento), Dios simplemente no la hubiera salvado y en la genealogía de Jesús no aparecería, porque Dios estaba decidido a entregar a todo el pueblo en manos de Israel.

8 vistas